Saber de dónde venimos

El histórico taller mecánico Bornemann en Obernkirchen

Obernkirchen ha sido el hogar de la familia de herreros y mecánicos Bornemann desde hace más de trescientos años. Partiendo de esta tradición fuertemente arraigada se ha desarrollado en estos últimos 150 años la innovadora empresa constructora de máquinas Johann Heinrich Bornemann.

Lo que comenzó como un taller de forja y herrería de clavos y herraduras y como taller mecánico, está hoy comprometido con la fabricación altamente tecnificada de los más modernos y eficientes sistemas de bombeo. Lo que en realidad es muy lógico: ya en la Edad Media, el nombre „Bornemann“ designaba al supervisor del aljibe comunal, quien era responsable del correcto funcionamiento de los lugares públicos de aprovisionamiento de agua.

El maestro mecánico Carl Bornemann, padre del fundador de la empresa, hizo construir en 1816 un taller muy moderno para su época. Allí puso la piedra fundamental para la estrecha relación de más de un siglo como proveedor de las dos fábricas locales de vidrio. El torneado de moldes de acero articulados para la fabricación de botellas de tamaños estandarizados requería una elevada comprensión técnica, capacidad para la solución creativa de problemas y un trabajo de absoluta precisión.

Fue en el taller de su padre que Johann Heinrich Bornemann se procuró las habilidades necesarias para la exitosa historia de su propio emprendimiento.

Aquel taller mecánico fue conservado en el mismo lugar, como un monumento único a la historia de la técnica. Luego de una fase semestral de renovación, el edificio ha sido totalmente restaurado y se ha asegurado su conservación edilicia a largo plazo. Se han conservado las instalaciones originales que muestran la evolución de la mecanización, desde el torno de madera a pedal hasta las máquinas para el mecanizado de metales con accionamiento por transmisiones. En la antigua forja del herrero y en los taladros y tornos, aún en perfecto estado de funcionamiento, se demuestra el antiguo saber-hacer artesanal.

En la parte lindera del edificio, la familia – además de dedicarse a las tareas de cocina y lavado de ropa – criaba cerdos y cabras. Los animales se faenaban y se fabricaban encurtidos con su carne, en el amplio zaguán con piso de piedra arenisca.

En la antigua lavandería, una pequeña exposición informa acerca de la historia de la fábrica de bombas Bornemann.

Para quienes estén interesados, el taller está siempre disaponible para ser visitado. Grupos interesados, clases escolares o turistas pueden coordinar una visita, durante la cual además un experimentado guía del museo hará una demostración in situ del viejo arte de la herrería y el trabajo de metales. Por favor anunciar y coordinar las visitas a través de la Oficina de Turismo de la Info-Galerie Obernkirchen.

Teléfono: 0 57 24 / 9 71 60 00 o por E-Mail: infogalerie@teleos-web.de

Bornemann history Bornemann history Opening of the Bornemann museum